21 agosto 2019




DE PASEO                                                                                                        17-VIII-2019


Como va siendo costumbre por estas fechas realizamos una actividad espeleológica sin cuerdas o sin equipo vertical entre los socios del club y algunas amistades interesadas en el inframundo.















La actividad consistió en dar un paseo por la mina-cueva de Udías, desde Sel de Haya descendimos hasta casi el final del sistema rumbo noreste dirección Novales.

























El grupo estaba formado por seis federados/as (Jara, Rebeca, Jordi, Josean, Pelos y Manu) y por sietefederados/as para ese día (Angélica, Eva, Elisa, Estela, Eduardo, Gorka y Edu). Visitamos el pozo Peñamonteros, naturalmente por su parte inferior, dándonos una visión de la rectilínea excavación realizada por los mineros en su día. Posteriormente observamos las catas del material minero, sus orificios de extracción, estromatolitos fosilizados y diversos espeleotemas, sobre todo al final del trayecto.


En el camino de regreso el pelotón se fue estirando en varios grupos, saliendo de la mina a destiempos y por diferentes trayectos. Afuera el contraste de temperatura era notable, ya que hizo un sol de justicia durante todo el día. Al cambiarnos de ropa nos fuimos al bar de La Virgen a tomar un deseado refrigerio y después terminamos en Bustablado para hacer una fraternal parrillada.


18 junio 2019

El Gran Pozo MTDE en los medios


Desde que se presentara el descubrimiento del Gran Pozo MTDE en los medios, hace ya dos años y medio, son muchísimos los artículos de prensa, informativos de televisión y programas de radio de nivel nacional e internacional que hablaron del tema. Nunca esperamos este nivel de acogida que en momentos nos pareció desproporcionado, pero sabíamos que todo el esfuerzo que conllevaba el trabajo realizado tanto dentro como fuera de la sima al final llevaría una recompensa, aquella por la que luchan la mayoría de los espeleólogos fuera de motivaciones personales... Algo tan sencillo como intentar mostrar lo que nuestros sentidos perciben entre las sombras, observar la belleza de formaciones imposibles, sentirse diminuto entre enormes bloques de una gigantesca sala sin final, el placer del dolor impuesto por prisioneras gateras, las impresionantes dimensiones de ocultos abismos que hacen que la adrenalina se dispare y muchos rincones imposibles de fotografiar que solo perdurarán en nuestras memorias, mientras los relatos de esos lugares pueden terminar convirtiéndose en leyenda. Aun así hay multitud de descubrimientos realizados por exploradores que no alcanzan el eco deseado, por lo que nos sentimos afortunados de haber podido trasmitir nuestras sensaciones a tantas personas.
En estos días nos ha sorprendido que todavía el eco de ese descubrimiento se comparta en un artículo del País que os dejamos en el siguiente enlace, en el que se habla de cinco impresionantes abismos entre los que se encuentra el Pozo MTDE.

29 mayo 2019

Jornadas de Reflexión 25, 26, 27 y 28 Abril


Participantes: Ciano, Manolo y Fredo

Es jueves y hemos quedado Ciano, Manolo y yo para entrar hasta el domingo al vivac de La Len. Estaría bien disponer de algo más de personal para optimizar el tiempo de permanencia, ya que tenemos mucho trabajo y la progresión por el Túnel del Viento está resultando costosa, ya que todo el avance se lleva a cabo mediante pasamanos sobre el meandro desfondado con lo que conlleva el transporte de material y el tiempo de instalación. 




Tras un pequeño incidente con la batería de la furgoneta de Ciano, a las 18:00 aproximadamente, por fin nos disponemos al descenso, llevamos baterías y comida para estos días, por el momento tenemos material de instalación suficiente en el vivac. Tranquilamente vamos descendiendo y superando las dificultades habituales, la estrechez de -180, el meandro de la lluvia, la zona  posterior a la sala del 15M, que no sé qué tiene pero es un auténtico coñazo. Una vez superada esta zona llegamos al pozo Juanín y Bedoya en cuya base se encuentra el vivac de Los Rusos. Ya en esta zona empieza la zona horizontal y enseguida llegamos al goteo donde recogemos las garrafas de agua para llevar al vivac y dejamos escurriendo el material limpito para el día siguiente. Llegamos al vivac, musiquita, cenita, vinito y a dormir.

Viernes
“Son las ocho menos diez” nos despierta Ciano, con este no hace falta despertador, desayunamos y nos dirigimos a recoger el material de instalación, el objetivo es continuar progresando en el Meandro Gau la zona donde la última vez que entramos lo dejaron Ciano y Manolo. Por lo visto el sitio es un asco pero continúa y en buena dirección. Progresamos por el Túnel del Viento hasta llegar al desvío, al principio son pocetes bonitos con formaciones, pero poco a poco la cosa se va tornando en meandro estrecho  con barro y agua en el suelo, donde en algunas ocasiones tienes que tumbarte para pasar por la zona más ancha, (unos más que otros). Llegamos al punto donde la vez anterior se les acabó el material y me dispongo a continuar con la instalación mientras ellos van topografiando.


Vamos descendiendo pequeños resaltes pero que requieren el uso de cuerda, la acumulación de barro en el suelo dificulta mucho la progresión hasta el punto de tener que tirar la saca al suelo y pisar sobre ella para poder liberarme y poder recuperar la bota del barro. A esta zona la bautizamos como la Ciénaga de Shrek. Entre las cabeceras estrechas y el barro empiezo a perder la paciencia y yo creo que todos estamos deseando que el meandro se cierre para desinstalar y explorar otra zona, pero la cosa sigue cada vez con más barro hasta que en la base de uno de los pozos llegamos a una sala con volumen ¡¡¡a la que llegan dos galerías!!! Se acabó el barro.


 Mientras estos terminan de topografiar el meandro, reviso la zona, la galería más grande continúa pero hay que escalar. Por el otro ramal  progreso por un pequeño meandro, a lo lejos se escucha corriente de agua, llego a una galería arenosa y hacia la derecha me asomo y zasca un río con bastante caudal. Vuelvo con estos y una vez reunidos decidimos tirar hacia el río, una vez allí revisamos río arriba hasta una zona donde habrá que mojarse, pero hoy no apetece, topografiamos galerías laterales que terminan en la sala grande. Una vez revisada esta zona, comenzamos la progresión río abajo, Manolo me da el relevo como zapador y yo ayudo a Ciano en la topo. Vamos esquivando marmitas como podemos pero inevitablemente metemos algún pie en el agua. Con la chupa que llevamos ¡¡qué más da!! Seguimos instalando alguna pequeña vertical, pero en general se progresa bien, sobre las 18:00 decidimos que va siendo hora de regresar al vivac, calculamos unas 3 horas y todavía tenemos que comer algo y cerrar la poligonal en la sala antes de meternos en el Meandro Gau de nuevo y rebozarnos en el barro.


El retorno por el meandro se hace penoso, para la próxima entrada mejoraremos la progresión en los pequeños resaltes que quedaron sin cuerda porque esto es una agonía. A estas alturas ya hemos decidido que mañana no volvemos a esta zona.
Sobre las 22:00 estamos por fin en el vivac, musiquita, cenita, vinito y a dormir.

Sábado
“Son las ocho menos cuarto” No me lo puedo creer, este tío tiene un reloj interno. Estamos doblados. Desayuno y nos ponemos los buzos que entre el barro y la humedad pesan un quintal. El equipo de verticales lo iremos limpiando de barro por el camino. El objetivo de hoy será avanzar hasta la punta de exploración en el túnel del viento, donde lo dejamos Josean y yo la vez anterior por falta de material. En esta zona estamos remontando meandro arriba y la cosa no parece que tenga mucho futuro, hay que ir remontando el meandro a base de pasamanos y escaladas buscando las zonas más anchas. El último día decidimos tirar a escalar directamente hacia arriba y ver si ensanchaba y la progresión mejoraba, si no abandonar y recuperar todo el material para centrar los esfuerzos en otra zona, después del hallazgo del día anterior la cosa está más clara aún.


Comenzamos la escalada y tras remontar unos 20 metros estrechos alcanzo a ver el techo del meandro unos 25 metros por encima de mí y del mismo pelo, tras comunicar la situación decidimos retirarnos, desinstalamos las escaladas y pasamanos hasta el desvío del Meandro Gau, hacemos unos retoques en la instalación de los primeros pozos de este y cargamos las sacas a tope con material para llevarlo al vivac. Tenemos que revisar y engrasar un montón de mosquetones y lavar cuerdas.
Como llegamos pronto al vivac, ponemos la musiquita y dedicamos el tiempo a preparar un secadero para los buzos (nos hará falta) y ampliar una plaza más en el vivac por si fuese necesario, (que no creo). Cenamos y sobre las 23:00 al saco.

Domingo 
“Son las siete y media”, a ver si salimos para la hora de comer y vamos a votar tranquilamente. A las nueve nos ponemos en marcha y a las 14:30 en la calle con un solazo espectacular. Comemos en el camping y ya empieza a llamar el personal para ver cómo ha ido la cosa.
A partir de ahora toca explorar el río Macarena (si, le hemos llamado Macarena) y a ver que nos depara la cosa, lo que es seguro que el Meandro Gau nos va a hacer sudar de lo lindo.


Fredo



14 mayo 2019

Travesía Cobijón-Seldelhaya

Semana Santa 2019


Uno nunca sabe cómo empezar un relato sin que parezca el típico diario que llevamos de exploraciones, el cual nos ayuda a realizar la memoria anual que presentamos en Consejeria, pero este no es el caso ya que después de tiempo explorando el cuerpo a veces pide paseos suaves bajo la luz de los led, brisas húmedas con olores indescriptibles del río Suvia o ver la inmensidad del Gran Cañón que nada tiene que envidiar al de ríos de aguas exteriores. Esta vez un mensaje del amigo Luis Almela del Espeleo Club de Castellón que me cuenta como viene con una veintena de espeleólogos de distintas zonas de Valencia, Murcia y Castellón a pasar la Semana Santa en tierras Cántabras, y claro, a tanta gente hay que darles tareas diarias que por nuestra parte ya hemos ofrecido a más de un amigo.

El primer ofrecimiento fue para los más osados, el colaborar con el grupo Trasmiera en la Torca de Bucebrón, a -400, para tareas de exploración y desinstalacion que explicaré más detalladamente en otra crónica. Y aparte realizar el domingo la travesía de Cobijón-Seldelhaya, que aunque sea en dirección opuesta a lo acostumbrado me pareció más oportuno para nuestros propósitos. Por varios motivos, pues aunque las rampas de la mina de Seldelhaya se nos presentarán en ascenso por otro lado nos quitamos el Pasamanos de la Muerte estando frescos que para muchos es un alivio.



Otro motivo es que las partes de la instalación que adecuamos nos pillan más a mano y aquí quiero hacer un inciso... en ningún momento hemos pretendido que esta travesía, que originalmente se instaló para explorar, fuese más que una manera rápida de acercamiento a zonas en exploración y por lo tanto su instalación más o menos correcta se puede renovar constantemente, dejando a los espeleólogos que lo usan el poder adecuar sus pasos a las medidas de cada uno con el fin de aumentar su seguridad. Sabemos que la verdadera espeleología es aquella en la que hay que ser autosuficientes y saber adaptarse a las circunstancias de cada zona, dejando claro que no es un paseo para cualquier persona que se ponga un casco y unas botas. Apoyamos por lo tanto a los grupos que la realizan que den sus opiniones y constructivos comentarios para informar a los que quieran atravesar las puertas de tan impresionante cavidad.
Seguidamente os dejo enlaces de los amigos de Castellón y sus frenéticas actividades en la Semana Santa y otra de los compañeros del Akelar de Navarra que participaron ese día.


http://geakelar.blogspot.com/2019/05/cobijon-sel-del-haya.html




La entrada por Cobijón es la principal boca natural y siempre asombra por la neblina que sale de sus entrañas, dejando paso a 11 espeleólogos que se aferran al poco de entrar en las cuerdas del gran pasamanos, serpenteando por encima del río y dirigiéndose hacia las grandes salas de Chechu y Tortajada. En el camino se encuentran cornisas, coladas, algún péndulo con remojón, fotos y risas, mientras arriba en las grandes salas los bloques entorpecen el paseo pero aquí ya no hay cuerdas. Al salir por la Galería de las columnas cambiamos y anclamos una cuerda en un destrepe que nos lleva  hasta la intersección de Hipnosis y el río. Una vez pasada la galería del vivac nos encontramos con las cuerdas que suben a Avatar y mientras algunos deciden visitarla adecuaremos el descenso con otra cuerda y nuevos anclajes hasta las galerías que nos llevarán a la tirolina.



Apartir de la tirolina todo es andar atravesando el río en algunas ocasiones y poco a poco iremos encontrando vestigios de la antigua minería y del camino marcado que no deja lugar a dudas. Hay que tener cuidado de no perder los escalones a nuestra izquierda que conducen a una escalera metálica que nos llevará a las galerías mineras. En ellas la senda principal de vías es la que hay que seguir y subiendo una empinada rampa de doble vía  llegaremos a ver flechas a la derecha que nos conducirán a la segunda gran rampa, que por suerte ya no es tan empinada como la primera.
Creo que sobra decir que como siempre terminan nuestras entradas en Udias nos fuimos a zampar una sabrosa cena en Bustablado, y mientras tomamos algo y charlamos animadamente de nuestros momentos y de preparar nuevas aventuras en compañía de buenos amigos.
(Tengo que agradecer también la inestimable ayuda de amig@s del grupo Trasmiera, del Ger de Burgos y del nuevo club Ozono que en sucesivas ocasiones nos han ayudado con las labores más ingratas, como la de portar sacas cargadas de cuerdas o taladros y servir de apoyo en muchas de las labores que hacemos en esta gran cavidad, un abrazo)

Josean